31.12.12

Hemos encontrado la mejor forma de decir adiós. Mirarnos a la cara, con los ojos cerrados. Con las manos agarradas, apretadas. En el borde del abismo. A un instante de tirarnos. Sin ganas, sin eufemismos. Acabamos de terminar de asumir que esta idea de seguridad no es menos burda que cualquier mecanismo de autodefensa que ponemos ante el mundo exterior entre lunes y lunes. La idea de seguridad que nos crea comodidad, lugar donde descansar. Para apagar. Para volver a nacer. Empezamos a asumir que todo el tiempo estamos muriendo, despertando. En cualquier lado, en cualquier gesto. Todo al mismo tiempo. El dolor y el alivio que nos costó entender que este no es el súmmum del mundo ideal. Ni vos conmigo, ni yo con vos. Ni vos con vos, ni yo conmigo, ni el mundo con o sin nosotros dos.

Por un instante, ese que nos separa de la tierra firme que empieza a desestabilizarse, porque nos estamos alejando, y de la nada absoluta y del todo absoluto, callamos. Nos entendemos. Logramos llegar al suspiro exacto en el que nos entendemos. Abrimos los ojos. Nos miramos. A vos, a mi, a cada uno de nosotros. Y empezamos a hablar en silencio. A decirnos. A darnos cuenta,  que ya es hora, que esta es la mejor forma de decir adiós. Hasta acá llegué. Hasta acá llegaste. Esto fue todo. Eso fue todo. No sirve disipar el endeble bienestar de nuestros brazos con futuras palabras inventadas que seguirán intentando ocultar.

Hemos encontrado la mejor forma de acabar de una vez, definitivamente, con estos años, meses, lapsus cortos y profundos de incalculable amor infinito. Horas que se volvieron días, y días que se volvieron mundos. Es momento de decir basta, para que no haya necesidad de imponer falsos testimonios, dónde, cuándo, con quién y por qué.  

Volvamos a lo de seguridad. En este momento, o siempre, fue y es un mito. Un mito que intentamos creernos, que intenté creerme. Que intenté construirme con raíces dañadas, incoloras. Basta de aventuras sin gracia, de mensajes y palabras llenas de amor arrastrado. Ni siquiera regalado. Si no nos sale,  si no te sale, si no me sale, para qué seguir cayendo en la desgraciada imagen de tomarnos colectivos sin asientos para dos. Es hora de enfrentar, afrontar,  sin llamadas de madrugada, innecesarios estados de alerta. Intrusos que caen en la volteada, lobos que creíamos intrusos, lobos que no son más ni menos que yo, ni que vos. Lobos que no nos construyen a nosotros dos. Es hora de dejar y de empezar a cuestionarnos, a repreguntarnos, a quedarnos callados y a pelear nuestros silencios, en calma, con violencia.

Este es el instante, como lo fue ayer, como lo será pasado mañana, como lo tiene que ser siempre, de desconfiar de y confiar en la urgencia de los besos, la urgencia de las palabras, la urgencia de las necesidades. El alma que pide, y el cuerpo que obedece, en calma, pura sincronía con el mundo. Y ahora, más que nunca, como ayer, como pasado mañana, como siempre, entender  que no hay que restarle importancia a los pasos no gigantes. A los que son pequeños, milimétricos, de avances y no avances. Con la sonrisa en alto y la tristeza en la mirada, con los ojos llorando y sonriéndome.

El dolor y el alivio de desterrar la imagen que nos hicimos tanto tiempo. De vos, de mi. Entidad falsa construida por la profunda necesidad. Lo peor y lo mejor. Asumir la imagen falsa que me hice de vos,  que me hice de mi, que me hice del mundo, que no es así, y que, especialmente, no era así. Pero al fin y al cabo, es como es, no como creemos que es. Como creer, de creencias que arruinan sensibilidades. Yo creo en vos, para qué, si no estoy creyendo en mi. Por eso, basta de decirnos mil cosas si no nos tenemos fe. Basta d regocijarnos en la idiosincrasia de que el mundo es una mierda y que no es un lugar para nosotros dos. Y si tenemos que asumir que no hay lugar, y no hay estación,  y no hay clima que destruya y construya la más cercana lejanía de la empatía, asumámoslo. Basta de creer en judas disfrazados de películas sin fines de lucro, de salir abrigados, por las dudas, y transpirar en la sombra, llenos de dudas.

No quiero, no busco, pero hay que aceptar y combatir, la desesperación de encontrarse con una sola almohada. Y tal vez, después, volver a cometer los mismos y nuevos errores, para saltar, y saltar, y seguir saltando hasta llegar a un nuevo abismo.

El ciclo. Otra vez acá.

De frente al abismo. Diciéndonos adiós. Llenos de dudas, llenos de miedos. Con los ojos cerrados, con los ojos abiertos, con manos que agarran, que sostienen, que alejan.






vos,


yo,
y el mundo.  






siempre,


con el alma en los dedos
de frente al abismo, a la nada, al todo. 

2 comentarios:

  1. Esto lo escribí el día que te pedí por última vez que nos viéramos. que tratáramos de encontrarnos.
    Imaginaba que sería lo primero en entregarte cuando ese día llegara.
    Pero la ciudad se hizo océano y sólo nos vemos en palabras y minutos y medio de cuartos de hora.
    Iba a decirte que si algo me alegraba de estar cerca tuyo una vez mas, era que no representaba el final de una película de los dos, sino el nudo de dos historias diferentes. significaba el recorrido del camino, las respuestas a nuestras preguntas. el despertar de dos seres humanos que vivieron preguntándose y armando sus propias respuestas. La vigilia denuestros cuestionamientos.
    No te busqué para quedarme, sino para encontrarte. Aprenderme distancias o cercanías.
    si, te dije que te extraño, porque extraño las respuestas que me brindaba mirarte. Extraño que seas un extraño por conocer.
    todo camino puede andar, exactamente, todo puede andar mientras se ande. No existe camino sin preguntas ni preguntas sin respuestas.
    Vos no estas seguro de muchas cosas, pero si algo no sabés, es que la respuesta no está en tu cabeza sino en el vivir mismo.
    Y si algo me enseñó una canción es que no vale la pena vivir angustiado si al fin y al cabo todo es prestado.
    sólo quiero apostar, pongo sobre la mesa emociones por saber las verdades. No me importa si no nos resulta lo mismo, si no quiero verte nunca mas o si no queres verme nunca mas. Porque hubo dinamismo y el corazón seguirá agitándose hasta que otro corazón lo abrace - o no - . Si total, el final ya está anunciado.
    Tu blog dice Buscome. ¿Te buscás? ¿ O solo te haces preguntas y respuestas, estructuras sobre estructuras. Una casa sin cañerías.


    Tengo el bolsillo empapado, de tantas palabras que nunca te dije
    Tengo el cuerpo cansado, de tanto reírme
    Y un te quiero gastado, que sabe de entiendos y no de reproches
    Pero yo sé, que vos sabes, que me debes una noche.

    ResponderEliminar